JARDINERIA MUNICIPAL SOSTENIBLE – CURSOS DE L’ESCOLA AGRÀRIA DE MANRESA 2013

ALTRES CURSOS DE FORMACIÓ PREVISTOS

Nom del curs

Places

Inici

Final

Horari

Dia

Hores

Acabats em bioconstrucció

20

 12.04.2013

21.06.2013

16 – 20 h

dv

50

Apicultura ecològica

20

13.03.2013

26.06.2013

16 – 20 h

dc

60

Fertilització ecològica

20

19.03.2013

14.05.2013

 16 – 20 h

dm

50

Tracció animal en horticultura

20

14.03.2013

30.05.2013

16 – 20 h

dj

50

Sistemes autònoms i eficiència energètica en instal·lacions rurals

20

11.03.2013

17.06.2013

16 – 20 h

dl

50

 

Inscripcions i matrícules
A l’Escola, fins a 10 dies abans de l’inici del curs corresponent; cal dur:

Fotocòpia del DNI / imprès de matrícula formalitzat, fotocòpia de la nòmina o rebut d’autònoms i fotocòpia de la targeta de la Seguretat Social.

Els cursos van adreçats a treballadors en actiu, preferentment del sector agrari.

Règim general del curs
L’Ordre AAM/173/2011, de 21 de juliol, va aprovar els preus públics. El cost d’aquest curs és de 65 . S’ha de fer l’ingrés abans de començar el curs al número de compte 2013-6122-19-0200011148, especificant el nom de l’alumne/a i el nom del curs.

Es lliuraran certificats de cada curs als/a les alumnes que hagin assistit a un mínim del 80% de les hores programades.

El curs es fa a
ESCOLA AGRÀRIA DE MANRESA

–        Fundació Universitària Bages. Av. Universitària, 4-6, Manresa. Tel. 93 874 90 60

Adreça electrònica: ccagraria.manresa@gencat.cat, http://www.gencat.cat/agricultura/eca

   CURSOS DE L’ESCOLA AGRÀRIA DE MANRESA 2013

  JARDINERIA MUNICIPAL SOSTENIBLE

Dates: del 27 de febrer al 21 de maig del 2013

Horari: dimecres de 9.30 a 13.30 h

 

Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural
Av. Universitària 4-6, 08242 Manresa, www.gencat.cat/daam/ecas.htm

Mataró promoverá el uso de calderas de biomasa en los edificios públicos a propuesta de la CUP

Safont-triaEl Pleno municipal votó unánimemente a favor una propuesta de resolución para promover la instalación de calderas de biomasa en edificios municipales. La propuesta fue una iniciativa de la CUP que había quedado sobre la mesa en el pleno del pasado mes de noviembre, y que aqust febrero han adoptado todos los grupos municipales. La biomasa es una energía renovable que procede de la energía solar fijada por los vegetales en el proceso de la fotosíntesis. La propuesta defiende que Mataró es una ciudad con una ubicación y características idóneas para explotar esta energía, ya que tal y como defendió el concejal de la CUP, Xavier Safont-Tria, en la lectura del texto, “se puede extraer de forma sostenible de sus entornos “ricos en bosques. El objetivo del Ayuntamiento es instalar calderas de biomasa en los nuevos equipamientos que no se conecten al tubo verde, al tiempo estudiar si esta energía puede ser una nueva fuente de calor para el mismo tubo verde.

Safont-Tria destacó que esta iniciativa “puede situar Mataró como ciudad puntera en el campo de las energías renovables, ser un referente para el resto del país y al mismo tiempo generar nuevas dinámicas económicas para el tejido local”. El concejal también defendió que la biomasa hace rentable el mantenimiento y gestión de los bosques, ayuda a prevenir incendios, puede crear puestos de trabajo y no aumenta el efecto invernadero, ya que el dióxido de carbono que genera es reabsorbido por el proceso de fotosíntesis.

En este punto del Pleno tomó la palabra Xavier Montero, leñador mataronés y miembro de la Asociación de amigos de las plantas y jardines de Mataró (organizadores de la Feria del Árbol). Montero quiso agradecer al consistorio su apuesta por la biomasa, que sitúa el municipio “una vez más al frente del ámbito de la energía renovable”. “Es un orgullo pasear por Cataluña y poder explicar que tu ciudad es pionera en este ámbito”, añadió.

Fuente: http://www.cup.cat/noticia/matar%C3%B3-promour%C3%A0-l%E2%80%99%C3%BAs-de-calderes-de-biomassa-als-edificis-p%C3%BAblics-proposta-de-la-cup

MEYER (IU) INSTA A LA CE QUE SOLICITE A LOS ESTADOS MIEMBROS EL RECONOCIMIENTO DE LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE y LA HIPERSENSIBILIDAD ELECTROMAGNÉTICA

24-01-2013

politica_izquierda unida_Willy Meller-2El eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, instó a la Comisión Europea a que solicite a los estados miembros de la Unión a que incluyan la Sensibilidad Química Múltiple y la Hipersensibilidad electromagnética como enfermedades oficiales dentro de sus respectivos sistemas sanitarios.

Así Meyer se dirigió hoy por escrito a la Dirección General de Sanidad y Consumo de la Comisión para expresar la necesidad de que estas enfermedades sean incluidas en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) y en las respectivas listas nacionales de enfermedades profesionalesSegún el Vicepresidente de la Comisión de Asuntos exteriores: “resulta necesaria una legislación que proteja a todos los ciudadanos europeos que padecen esta enfermedad y que los Estados miembros no traten de evitar responsabilidades negando la existencia de enfermedades“.Actualmente estos problemas de salud suelen ser negados o diagnosticados como problemas psicológicos lo cual supone que estos enfermos “se encuentran una situación de completa indefensión porque además sufrir esta enfermedad no son tratados por los sistemas públicos de salud”, indicó Meyer.

La Sensibilidad Química Múltiple y la Hipersensibilidad Electromagnética son enfermedades que aún no está recogidas como tales por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero la comunidad científica está realizando numerosos descubrimientos y avances en la detección y evaluación de estos síndromes. Estas enfermedades muchas veces han sido diagnosticadas como el Síndrome de Fatiga Crónica, que resulta un cajón de sastre donde, en ausencia de mejores clasificaciones, se tipifican las enfermedades citadas.

El reconocimiento de estas enfermedades supondría, según el eurodiputado, “la necesidad de aplicar las normas existentes en términos de radiación electromagnética y exposición a sustancias nocivas, así como revisar los límites actuales hasta garantizar el mínimo impacto sobre la salud de los enfermos, cuestión por la que su reconocimiento supondría elevados costes que no pueden ser excusa para que estas personas continúen indefensas”.

“En la actualidad se toleran límites de contaminación electromagnética y química que impiden a estos enfermos llevar a cabo una vida normal y es por ello que la Comisión debería actuar para garantizar el derecho a una vida saludable a todos los ciudadanos europeos”, concluyó Meyer.