Prisionera

Prisionera

Un Ayuntamiento ha iniciado obras que impiden a una enferma salir de su casa

Rosa Montero 25 MAR 2014  El País  

Pilar Remiro tiene 56 años, vive en Vilassar de Mar (Barcelona) y en 2011 le concedieron la incapacidad permanente absoluta por síndrome químico múltiple, fatiga crónica y fibromialgia. Según el informe de la SS, esto le causa una limitación funcional severa. Pues bien, esta mujer gravemente enferma (padece tremendos dolores que trata con morfina) acaba de convertirse en una prisionera, porque el Ayuntamiento ha comenzado unas obras en su calle que durarán más de dos meses. El polvo, los materiales y el gasoil son veneno puro para Pilar, que tendrá que permanecer encerrada a cal y canto; no podrá comprar comida fresca ni acudir a sus citas médicas. Pilar pidió al Ayuntamiento que interrumpiera periódicamente las obras tres días para poder salir en busca de alimentos, pero los responsables no parecieron tomarse su estado muy en serio. Craso error; estas enfermedades afectan cada día a más personas y son consecuencia de la ponzoñosa realidad en la que vivimos. Hace diez años, WWF/Adena analizó la sangre de todos los ministros europeos y comprobó que tenían un promedio de 35 sustancias químicas tóxicas (el peor resultado fue el de nuestra ministra de Medio Ambiente, con 43). Vivimos rodeados de productos dañinos: en los cosméticos, en los envases, en la ropa. Recuerden que las camisetas de 9 de los 16 equipos de la Eurocopa 2012 tenían componentes tóxicos (la de España, plomo). Lo peor son los disruptores endocrinos; están en los plásticos y las latas de comida y alteran el sistema hormonal, causando graves enfermedades (vean www.hogarsintoxicos.org). Claro que al final hay que morir, pero, ¿tenemos que vivir tan mal? ¿Como Pilar, rehén de su cuerpo y ahora de su casa? La rápida acción del Sindic (el Defensor del Pueblo) parece que ha hecho que el Ayuntamiento prometa arreglar la situación. Esperemos que cumpla.

Leer en: http://elpais.com/elpais/2014/03/24/opinion/1395675097_188396.html

 

“Defensa adeuda a las industrias militares 32.000 millones de euros”

no somos municion  http://www.lasexta.com/programas/salvados/noticias/ministerio-adeuda-industrias-militares-32000-millones-euros_2012093000073.html

Tras hacer públicos los Presupuestos de 2013, Jordi Évole habla con Pere Ortega, un experto en gasto militar que afirma que el ministerio de Defensa es uno de los privilegiados y que tiene una deuda de 32.000 millones de euros con las industrias militares por la compra de armas.

 

La sexta extinción no es culpa de los meteoritos, sino del consumo de los ricos

La sexta extinción no es culpa de los meteoritos, sino del consumo de los ricos

Una serie de líneas de colores conectan las tiendas de artículos de consumo de lujo de Berlín, Londres o Nueva York con lugares recónditos en México o Indonesia. Bosques enteros y hábitats de especies amenazadas caen bajo las retroexcavadoras (ya no se emplea el hacha) para dejar sitio a campos de café, por ejemplo, de una variedad escasa y cara que terminará en los escaparates de la planta de alimentos de lujo de Harrod’s o Kauf des Vestens. Por cada saco de café o de cacao extraído de la selva arrasada, podemos contar uno o dos monos liquidados. Es lo que se llama la sexta extinción, la primera causada por una especie –la humana– sobre el conjunto de las demás, después de cinco extinciones causadas por catástrofes geológicas.

Ahora, un grupo de estudiosos se han puesto manos a la obra y han cuantificado parte de la red de destrucción de paisajes de enorme valor que sale de los mostradores de las tiendas. Según sus conclusiones, existen innumerables conexiones entre el consumo de los países ricos y la destrucción de hábitats valiosos e irremplazables en los países pobres. Por ejemplo, la tala de enormes extensiones de la selva amazónica para cultivar soja, con la que se alimentarán los animales que nos proporcionan carne sólo en apariencia barata, que en realidad ha salido muy cara en términos de biodiversidad, o similar destrucción del mismo tipo de hábitat en Malasia e indonesia, con vistas a obtener aceite de palma de usos industriales variados, o conexiones más sutiles, como la captura de pájaros para su venta en tiendas de animales de Londres o Madrid: por cada animal que llega vivo a su destino, cientos mueren por el camino.

No es fácil ser consciente de estas conexiones. Todos rechazaríamos horrorizados un cenicero hecho con la mano curtida de un gorila, pero no podemos saber que el aceite de palma contenido en el jabón de tocador que usamos cotidianamente ha sido obtenido a costa del espacio habitable de los orangutanes en Sumatra. Un consumo ultraconsciente sería imposible y difícil de sobrellevar desde el punto de vista psicológico. Lo que sí podemos hacer en detectar y denunciar las líneas más gruesas de esa tela de araña de destrucción mundial, aquellas en que se está aniquilando valiosa e irremplazable biodiversidad a cambio de casi nada. Pan para hoy y hambre para mañana.

 Fuente:http://genteyhogaressostenibles.info/post/25426063974/la-sexta-extincion-no-es-culpa-de-los-meteoritos-sino